EL VESTIDO DE LA NOVIA

Cómo varias personas me habéis insistido en ver cómo se desarrolló el VESTIDO DE LA NOVIA, y aprovechando que tenemos la feria de las 1001 bodas la semana que viene en Madrid. Hoy os cuento todos sus detalles.

vestido novia entero

Desde el primer momento en el que comencé a pensar en él, sabía que tenía que ser especial. Si ya de por sí, el vestido de la novia es de lo más esperado en una boda, si encima éste es el de una diseñadora de moda, la responsabilidad es aún mayor si cabe. Jejeje.

El caso es que comencé yendo a un par de tiendas de vestidos de novia. Pero ni me convencían del todo, y los precios que nos daban, sabiendo un poco del tema, me parecían desorbitados.

Así que comencé mi búsqueda por Pinterest… Y claro ahí cómo no encontrar inspiración. Creé un tablero “The Day”, y en él comencé a guardar fotos de vestidos y otros detalles para la boda que me iban gustando. Si queréis echarle un vistazo, aún sigue activo el tablero, así que PASEN e INSPIRENSE.

the day pinterest 6

Tenía claro que mi vestido iba a tener un toque romántico, que no quería brillos y que tenía que ir muy muy cómoda. Fundamental llevar un sujetador normal, nada de palabra de honor ni escotes raros que me hicieran no estar a gusto. Porque quien me conoce un poquito sabrá que no puedo estar con los pies quietos en cuanto comienza la música. Era Nuestro día, y el vestido debía de acompañarlo, no entorpecerlo. Y vaya si lo conseguí. :-).

vestido novia bailando-1

Entretanto, contacté con un compi patronista que me dió los datos de la que fue el gran descubrimiento. El atelier de ESTHER MORENO. Desde el primer momento me hizo sentirme como en casa. Y entre sus conocimientos de tejidos nobles y mis ideas e inspiración fuimos dando forma al vestido de la novia. Que para empezar con mis “rarismos”,no sería vestido sino falta y top.

Partimos de dos modelos muy singulares de la diseñadora francesa Delphine Manivet. Para mí una gurú de vestidos de boda románticos, a cuál más bonito. Del primero me gustaba ese cuello a lo Greco y del segundo la falda por su caída. A partir de ahí comenzamos a darle forma.

delphine manivet inspiración good

La falda constó de tres capas. La primera-exterior, un crepe de seda que dotaba a la falda de la caída que estaba buscando y que por ser un tejido con mucha caída dejaba entrever la textura de la segunda capa. Un tul de seda con plumeti (topos bordados) que la confeccionamos un pelín más larga que la primera capa de crepe para que con el movimiento se viera la rejilla propia del tul y su plumeti. Y la última-forro, una capa de tul de poliester que fue la que le añadió el cuerpo justo que necesitaba. Todo ello terminado en un canesú ajustado de cintura a parte baja de la cadera rematado por una hilera de botones forrados en crepe de seda (falsos, porque realmente se cerraba con una cremallera, pero muy monos) en la parte central de la espalda.

falda boda

El cuerpo tenía dos capas (y es que a cebolla no me gana nadie). La parte pegada al cuerpo era un body hecho en un punto elástico de seda que se ajustaba perfectamente al cuerpo y por encima una especie de blusón en el mismo tul de seda con topos bordados que la falda. Ambas partes se unían por la pieza clave: El cuello “gola”. Hecho de varias capas de tul de seda limpio, sin topos bordados, que se abría por la espalda para finalizar en un lazo al tono.

Idear y materializar el cuello fue la parte más complicada. Nos costó dar con las capas exactas para que tuviese el protagonismo que había imaginado. Que no fuese excesivo, pero que tampoco se fuera bajando según pasaran las horas del Gran Bodorrio.

espalda vestido novia 2

espalda vestido novia

cuello vestido-1

Como veis a simple vista parecía sencillo pero la verdad es que tenía muchos detalles pensados. Por ejemplo, la idea de hacer cuerpo y falda es porque siempre he pensado que usar el vestido de novia solo para un día es una pena. Así que uso el cuerpo alguna vez que otra con vaquero para salir por ahí. Y bien mona que voy!!!

La parte de la cabeza también la tenía muy clara: TRENZA. Pero claro, con un pelo hasta la cintura, fosco y en cantidad, a ver cómo lo recogíamos para que aguantara carros y carretas y sobre todo que fuera CÓMODO. En un principio, con el cuello tan protagonista no iba a llevar ningún tocado en la cabeza, pero al final mis compis me regalaron uno y voilá, me encantó. Así que el peinado ya pasó a un segundo plano. Simplemente tenía que hacer estrella al tocado. Y así lo hicimos. Una coleta y de ella trencitas de distintos tamaños que fuimos posicionando alrededor de la parte de atrás cabeza… Ah! Y mil y una horquillas… Y doy fe de que resistió.

peinado boda

tocado boda

Y por último, los zapatos. Aquí también tenía otra premisa: NO BLANCOS. Pero fue la pieza de toda la boda más difícil de encontrar. Iban a ser un regalo, quería que fueran cómodos, y yo habitualmente voy de plano… Imaginaros… En esta búsqueda me sentí un poco Julia Roberts en Pretty Woman. Mi séquito (desde el cariño) y yo un sábado cualquiera nos dispusimos a entrar en Dior (por primera vez en mi vida) y en Jimmy Choo (por primera vez en mi vida)… Estaba como en un sueño. Nos abrían las puertas, ofrecían algo de beber… Sin embargo, yo debo ser una princesa más de a pie, porque ninguno me encajó.

sandalias boda 2

Cual fue mi sorpresa cuando al visitar un día la tienda de zapatos MEVÁ de mi cuñada Ana, tenía LOS ZAPATOS. Me enamoré de ellos nada más verlos y al probarlos no me hacían ningún daño, ¡Qué más se puede pedir!. Además de la ilusión que me hacía que el broche del vestido fuera de ella.

Lo mejor fue que me compré otro par de sandalias en negro con la misma horma y me pasé el verano “entrenando tacón” con ellos. De esta manera pude aguantar con el taconazo hasta bien entrado el baile. Es uno de los consejo que le daría a una novia. ENTRENA TUS TACONES antes del gran día.

sandalias boda

Y así fue como poco a poco todo iba encajando y así logré verme tal cual me lo había imaginado. Lo repetiría igual una y mil veces.

Que tengáis un gran día Navegantes. Y BUEN FIN DE SEMANA!

Comparte Mi MundoShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterGoogle+

4 pensamientos en “EL VESTIDO DE LA NOVIA

  1. Ya me imagino que buscar el vestido para una diseñadora son palabras mayores! Es increíble, todo lo que hay detrás de un vestido… se ve desde fuera bonito, sencillo… y resulta que de fácil nada! Precisamente ahí está el arte, no?
    Tu vestido precioso, habiéndolo pensado tanto, seguro que iba totalmente contigo, estabas guapisísima, y encima lo disfrutaste de lleno! Enhorabuena!
    Por cierto, que me quedo con las ganas de ver una foto de ese cuerpo con vaqueros, tiene que quedar de escándalo!
    Besitos!!!

    • Jejej… Pues sí, la verdad es que hubo mucho trabajo detrás. Pero muy muy gratificante. Lo de la foto con vaqueros, cuenta con ello. En cuanto me lo vuelva a poner te mando fotillo. Un besote

  2. Como me has hecho recordar los buenos momentos que pasamos con las pruebas del vestido y tambien con los zapatos. . Merecio la pena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *