SENSIBILIDAD, CALMA y DUDA

sombras

Una de las primeras cosas en las que pensé cuando nos dispusimos a ser papas, era la posibilidad de saber qué se siente en tu interior durante los nueve meses de embarazo. Sentir cómo esa conexión entre madre e hijo comienza a percibirse ya en el propio vientre. Era lo que más deseaba experimentar.

Aún cuando me queda un poquito más de la mitad de esos nueve meses para verle la carita, ya siento que hay TRES denominadores comunes en esta experiencia: SENSIBILIDAD, CALMA y DUDA.

sensibilidad

  • SENSIBILIDAD: Siempre me he considerado una persona muy sensible, y no es que ahora llore mucho más al ver cualquier película absurda. Pero sí que ciertos comentarios, noticias y otros detalles del día a día que antes me podían pasar desapercibidos, ahora me causan especial atención e inclusive alguna lagrimilla. Físicamente también rezuma dicha delicadeza. La piel y otras partes de tu cuerpo se vuelven vulnerables y receptivas ante cualquier signo, en respuesta a la vida que tienes en tu interior.

Calma

  • CALMA: Creo que de las tres, ésta es la que percibo con más fuerza. No sé si tendrá que ver que mi forma de ser es totalmente contraria a la calma, o simplemente es el estado natural del embarazo. Lo que sí sé es que voy por la vida como flotando en una nube… Si hasta mis andares se han ralentizado (y aún no por la tripa ;-)). Y esta sensación nunca la había tenido. Como os comentaba en este post, siempre he vivido inmersa en una vorágine entre semana. Ahora, salvo en el coche, camino de forma pacífica, capaz de observar los pequeños detalles que me acompañan en el día a día. Esos que por rutina crees sabértelos de memoria, pero no. Si paras y te fijas, cada día la rutina los hace distintos.

duda

  • DUDA: Ésta me ha pillado por sorpresa. Pues salvo el tema parto, que es lo menos predecible y donde más problemas pueden surgir, nadie me había hablado de las dudas que te asaltan. Detalles imperceptibles en un estado normal, ahora no solo los tienes en cuenta, sino que te generan cierta ansiedad. Como una lavar MUY bien la fruta, verduras o incluso las manos antes de comer. Pensar en los alimentos que tomas, para que sin dejar esos antojillos dulces, aportes al peque todo lo que necesita…

sensibilidad 2En resumidas cuentas. No cambiaría esta experiencia por nada del mundo. Cada vez entiendo un poquito más cuando la gente me dice “que disfrute” de este período. Y es que cada día es distinto y más especial que el anterior. Ese ver como la tripa va creciendo exponencialmente cada semana, es maravilloso. Y como es ese volver loco a la pareja porque tus hormonas saltan de un sentimiento a otro sin previo aviso. Jejeje…

Quizás, el que nos haya costado tanto y sea tan deseado también me haga ser más consciente de cada cambio e intentar atrapar cada momento, ya sea con una foto, un escrito o simplemente sonriendo.

Y con esta pequeña reflexión, comenzamos el martes. Como veis últimamente no hago más que pensar, meditar, sentir y escribir. Hasta las fotos parecen ser parte de mis sentimientos.

Que tengáis un gran día navegantes. Hoy os dejo con una canción sobre las oportunidades.

Comparte Mi MundoShare on FacebookPin on PinterestTweet about this on TwitterGoogle+

8 pensamientos en “SENSIBILIDAD, CALMA y DUDA

  1. Disfruta esta maravillosa etapa que es una de las más especiales que tendrás en la vida junto con el nacimiento de tu peque.Vivela intensamente y como bien dices dia a día. Luego la añorarás mucho. Un beso gordo gordi….jo va a ser la única vez que pueda llamarte así…

    • jjejeje… La verdad que sí, que está siendo muy muy especial, y eso que con el curro no lo puedes sentir tanto. Pero los ratos libres son una maravilla. Tocarme la tripa todo el rato pensando que él/la lo siente… En fin… Qué te voy a contar. UN BESOTE

  2. Sí, los que te conocemos desde siempre, confirmamos ese giro de 180 grados en tu carácter y nos alegra que sea muy positivo para tí. Desde lejos, disfrutamos al ver cómo disfrutas.

    • Ohhhh!!! La verdad que sí. Que el año pasado fue duro, y aunque intentaba ser muy optimista y estar al 100% había días que era difícil. Así que ahora disfruto de “este milagro” día tras día. Pensando en el/la peque en todo momento. UN BESOTE

  3. Qué preciosidad de post, Nat, tan íntimo pero tan natural y sencillo. Es verdad que el embarazo nos cambia de maneras que no te cuentan… y estoy segura de que vuestra búsqueda intensiva hace que todo lo sientas, como la búsqueda, intensamente. Sientes más la calma, el relajo, los miedos!
    Con mi primer embarazo llegué a la conclusión de que nadie (y digo nadie, ni amigas, ni madres, ni preparación al parto) te habla de muchas de las cosas que suceden: cómo te sientes, lo que te afecta… tiramos todas de un genérico “con las hormonas revolucionadas”, pero va mucho más allá.

    Así que, como te dicen muy sabiamente… disfruta de todo lo bueno, olvida todo lo regular, céntrate en disfrutar lo que estás viviendo porque es irrepetible (incluso cada embarazo lo es, yo doy fe!) y aférrate a los bonitos recuerdos.

    Besines!

    • Pues sí Yolanda, en eso estoy. Y como bien dices es un estado maravilloso con todos sus pros y sus contras. Así que no lo dudes que ahora estoy disfrutando al máximo. Que además pasa muy rápido!!! Ya estoy de 20 semanas!!! Aún creo que no le/la siento pero que me queda poquito. Igual que para saber el sexo!!! Muy fuerte!!! Un besote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *